Sesimbra con niños. Qué hacer y qué ver con ellos.

Bienvenidos al segundo post sobre Sesimbra con niños!! En el primero os contaba mi experiencia sobre alojamientos, dónde comer, tiendas y playas. Aquí os dejo el enlace.

La última vez que habíamos estado en Sesimbra con la peque ella tenía poco más de un año, así que me apetecían planes muy tranquilos; básicamente playa, apartamento, turismo gastronómico y paseos nocturnos, pero este año tenía en mente conocer mucho más de la zona y hacer actividades. Ir a Sesimbra con niños me encanta porque es muy fácil hacer planes diferentes y divertidos por la zona!! Si buscas qué hacer y qué ver con ellos, aquí os dejo 9 planes que hemos hecho con niños en este precioso pueblito y que son imprescindibles!!!

En Instagram tenéis una carpeta de Stories Permanentes con vídeos y fotos de nuestro viaje a Sesimbra. Sígueme!!

1. Recorrerse SUS CALLES

Desde pequeña me encanta recorrer las zonas históricas de las ciudades y los pueblos bonitos sin saber bien a dónde voy; girar una esquina y no saber qué te vas a encontrar, ver las casas, los balcones, descubrir una plaza, una fuente, un lugar bonito para hacer una foto… Me gusta enseñar a mi hija a recorrer los lugares para conocer el alma de las ciudades… así que los paseos siempre son uno de nuestros planes favoritos!! El recorrido paralelo al paseo marítimo está lleno de vida, de cafeterías y tiendas donde los peques pueden disfrutar. Imprescindible la visita a la entrañable tienda  Coelhinho Doce, en la calle Serpa Pinto 14, una tienda de chuches donde la foto es obligada.

 

Tienda de Dulces Coelhinho Doce, en la Calle Serpa Pino, 14.

Tuve la suerte de poder escaparme un rato sola para recorrer las callecitas  más altas de Sesimbra, disfrutando de ese ambiente decadente, de sus gentes haciendo las compras, sus mujeres tendiendo las coladas en esos pintorescos balcones… Imprescindible llevar calzado plano porque todas las calles tienen el típico empedrado portugués y cuesta arriba!!

2. Visitar la Fortaleza de Santiago:

Sesimbra tiene una preciosíííísima fortaleza en medio de la playa, dividiendo el paseo marítimo en dos. Es un de mis lugares preferidos y siempre me paso por allí para hacer fotos o para disfrutar de las vistas del lugar que, como veis, son espectaculares. Una de mis paradas obligatorias es tomar un café en el restaurante que está dentro, Tap House Café. Simplemente sentarme en silencio viendo el mar con la montaña de fondo y la gente disfrutando en la playa. No necesito más. Los niños alucinan con el lugar y las vistas de cientos de sombrillas desde lo alto…

3. Asistir a un concierto en directo: 

Durante todo el verano hay una programación de conciertos gratuitos en la Fortaleza de Santiago, muchos de ellos de fados. Este año no me lo perdí y ha sido una de las experiencias más bonitas que he vivido desde hace mucho tiempo. El precioso marco, la noche de luna llena, el ruido del oleaje de fondo, cientos de personas en un silencio sepulcral y fado en directo de Marcos Rodrigues, una de las últimas revelaciones del fado portugués… acabé llorando. Aquí os dejo una de sus canciones por si queréis sentir este precioso estilo musical.

Los niños pueden asistir, la entrada es libre y gratuita. La fortaleza es grande y se puede jugar con ellos por los alrededores escuchando la música de fondo. También se puede salir y entrar del recinto en cualquier momento. Es una gran oportunidad para ir enseñándoles a apreciar este tipo de eventos y para disfrutar juntos de la música!!

La Fortaleza de Sesimbra de día.

 

4. AVISTAMIENTO DE delfines:

Era una de mis “cosas por hacer” más urgentes. Sabía que a la peque le iba a encantar y que era de ese tipo de experiencias que se quedan grabadas en la mente cuando eres pequeño y no olvidas nunca. Pues allá que fuimos!! Sin duda, es una de las actividades más imprescindibles del “Sesimbra con niños”.

Una de las actividades más especiales que hemos hecho ha sido el avistamiento de defines salvajes.

Contratamos la actividad en una pequeña tienda del pueblo, Salamaleques, en la calle  Jorge Nunes 2, donde nos asesoraron sobre los tipos de excursiones y embarcaciones que había. Por la edad de la peque nos recomendaron un barco con vela, ya que las lanchas iban demasiado rápido y no son seguras para personas con tan poco peso. Además la embarcación de vela asegura el avistamiento de delfines al 100% (con otras no es así). Fue un acierto.

Nuestro capitán parecía salido de un cuento.

El barco, “Amor ao Oficio” era uno de los más antiguos de Sesimbra. Como veis, era precioso y la guinda del pastel lo ponía el capitán, que parecía haber salido de un cómic de Tintín. Tras unos 10 o 15 minutos de navegación buscando los delfines los encontramos y la verdad es que es un gran espectáculo ver a estos animales en su hábitat, cazando, nadando al lado de sus crías y cómo te sorprendían haciendo saltos cuando menos lo esperabas. Yo volví a sentirme como una niña. Al ratito la peque ya se aburrió de ver delfines pero yo estaba alucinada.

Como vimos los delfines tan rápido (otros días tienen que buscar durante más tiempo, pues se mueven por una zona extensa) nos llevaron a conocer Ribera do Cavalo, una de las playas más espectaculares de todo Portugal. Nos dimos un baño en su agua esmeralda y se me encendió la bombilla ¡Vamos a venir a esta playa un día!

Recomendaciones para la excursión de avistamiento de delfines: sudaderas, protección  solar, gafas de sol, bañador y calzado cómodo.

5. Visitar Ribera de Cavalo.

Es una de las playas más bellas e inaccesibles de Portugal. Una de las tardes nos animamos a descender para ir a ver cómo era… a mitad de camino nos dimos la vuelta!! Aunque hay gente que baja con niños yo no lo aconsejo. Ya visteis por los stories de Instagram el tipo de camino que era, todo salvaje, lleno de vegetación y en ocasiones con una gran pendiente. En mi opinión la bajada es una gran experiencia aventurera que sin duda haría si no fuera con la peque. Las vistas desde arriba son increíbles!!!

Visto el riesgo decidimos ir a la playa en un taxi-lancha. En 5 minutos se llega y es muy divertido para los niños!! En esta cala no hay casi ni cobertura así que hay que ir bien provistos de sombrilla, agua y comida suficiente para todo el día. La lancha-taxi nos recogió a la hora que le habíamos indicado y en 15 minutos estábamos en el apartamento. No se os olvide la cámara de fotos, aquello parecía una convención de fotógrafos…. jaja!! … el lugar bien lo merece.

Alrededor de la cala hay muchas cuevas que se pueden visitar haciendo padel surf o en embarcaciones (ya la tengo en mi lista de cosas para hacer la próxima visita). También había gente haciendo piragüismo, espeleología, pesca, submarinismo etc… así que si te gustan este tipo de actividades en Sesimbra no te van a faltar.

6. Paseo Marítimo de Noche.

Creo que es una de las actividades más simples pero con más encanto de los lugares con mar. El paseo marítimo de Sesimbra está lleno de vida durante la noche con cientos de personas paseando. En el medio del camino nos encontrábamos con la Fortaleza de Santiago y siempre entrábamos para disfrutar de las vistas nocturnas de este precioso pueblo. Parada obligatoria tomarse algo en Churrería Fortaleza, mi recomendación es el Churro de Chocolate bañado de Azúcar y Canela. Aconsejable llevar un jersey porque suele refrescar bastante por las noches.

7. Visita al Castillo de Sesimbra.
Vacaciones en Portugal con niños. Sesimbra.
Visitando el Castillo de Sesimbra.

Una tarde subimos hasta el Castelo do Sesimbra, a las afueras de la ciudad. Llegamos en coche en 5 minutos y ya dentro recorrimos su muralla disfrutando de las preciosas vistas de la bahía de Sesimbra.  Hay un camino preparado para aquellos que quieran hacer la subida a pie desde la base del castillo, así que los que tengáis niños más mayores podéis aprovechar para hacer senderismo con ellos.  Mientras se recorre la muralla hay que tener cuidado con los peques ya que los pasillos no tienen barandilla (yo siempre me pongo un poco tensa en estas situaciones). La entrada es gratuita y aconsejo también calzado cómodo, si puede ser deportivo.

8. Visitar el faro.

Sesimbra tiene un pequeño faro y visitarlo ha sido una de las experiencias más entrañables del viaje. De hecho creo que mis fotos preferidas de este viaje las hicimos allí. Una de las tardes que no acompañaba el tiempo decidimos acercarnos hasta el club náutico, dejamos allí el coche y fuimos andando hasta el faro, recorriendo el espigón lleno de gaviotas por todos lados. Nunca había visto tantas gaviotas juntas!!!

La peque se lo pasó en grande viendo los barcos entrar en el puerto y asustando a las gaviotas y gatos que merodeaban el lugar en busca de peces. Al final nos esperaba el pequeño faro blanco y rojo, uno de los iconos de Sesimbra, tan pintoresco como entrañable.

9. Ir al Zoo de Lisboa.

Sesimbra está a 1 hora de Lisboa así que uno de los planes más divertidos es hacer una excursión al Jardim Zoológico. Nosotros fuimos hace dos años y lo pasamos genial porque además de ser un parque precioso, grande y con muchísimas especies, tiene teleférico, lo que permite ver a los animales desde una perspectiva diferente. NOTA: Desde luego el teleférico es una experiencia muy emocionante para los niños… pero también para los padres!!! (Imaginaos en una pequeña cabina encima de la zona de los leones… yo moría de miedo y emoción al mismo tiempo!!!)

Pues éstas han sido nuestras vacaciones… yo creo que bien aprovechadas!! Tengo al menos 5 nuevos planes para hacer en Sesimbra la próxima vez que vaya así que seguro que hay un segundo post sobre Sesimbra en el blog!! Mientras, os dejo la web oficial de la Oficina de Turismo de Sesimbra, que os será muy útil a la hora de programar vuestro viaje y, además, tiene opción de leer todo en castellano.

Para seguir mi día a día, así como mis viajes uniros a nuestra comunidad en Instagram!! Sígueme!!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *